El respeto, mejora la convivencia

Carlos Delgado Álvarez

Director Macrozona Sur

Agencia de la Calidad de la Educación

No podemos negar que el aforismo “todo tiempo pasado fue mejor” posee una cierta seducción. Es cierto que la solidaridad, el respeto y un cierto altruismo son valores ausentes en un mundo marcado por la competitividad, la agresividad, y por un individualismo desde el cual todo lo que no sea el interés propio se convierte en una molestia que hay que eliminar.

Victoria Camps, en Virtudes Públicas, señala que educar es dirigir, formar el carácter o la personalidad, llevar al individuo en una determinada dirección, para concluir que la educación no puede ser neutra. También afirma que en la educación actual existen tres valores que están unidos en la práctica: pluralismo, autonomía y tolerancia porque estos son los valores propios de una educación democrática, opuestos a los valores autoritarios, dogmáticos, sectarios de otros tiempos y de otras formas de gobierno. Lo que definiría al buen ciudadano sería la tolerancia y el imperativo de respeto ante la diferencia de los otros. Para Camps, la educación es valorativa porque no se trata de reproducir lo ya existente, por el contrario, muestra esta condición cuando es crítica y progresista y no se conforma con las maneras de ser vigentes.

En esta nueva etapa, la educación que queremos tiene por objeto destacar que la formación de los ciudadanos es una de las más importantes finalidades del sistema educativo y que requiere del apoyo y de la participación de todos los agentes sociales. En ella, la tarea del educador es lograr que el estudiante se desenvuelva bien en la sociedad y contribuir, a la vez, a la mejora de esa sociedad.

La pedagogía de los valores en la escuela en el transcurso de los próximos años se basará prioritariamente en el respeto al otro, la solidaridad responsable, la creatividad y el desarrollo de la interioridad. Es por eso que la escuela desde hoy debe ocuparse en proveer a sus miembros un “ambiente de respeto”, que no es otra cosa que elevar o mejorar las percepciones y las actitudes que tienen los estudiantes, los docentes, los padres y los apoderados en relación al trato respetuoso entre los miembros de la comunidad educativa, la valoración de la diversidad y la ausencia de discriminación que exista en el establecimiento.

Los estudios recientes señalan que las características asociadas con un clima de convivencia basado en el respeto entre los miembros de la escuela y que se reflejan en un ambiente en el que las opiniones de los estudiantes y de los profesores son valoradas y respetadas, donde existen relaciones de colaboración, confianza y apoyo de los adultos a los niños, niñas y jóvenes manifestada en la actitud de escucharlos y de preocupación personal; donde el carácter relacional del proceso de enseñanza y aprendizaje se expresa en un apoyo académico y personal; y donde se respetan las diferencias individuales y el orden y limpieza del establecimiento, junto a mecanismos constructivos de resolución de conflictos; no solo mejora la convivencia, sino el bienestar y la calidad de vida de todos los miembros de una comunidad.

Facebook Comentarios