ALMACENES DE BARRIO SUFREN CON LA PANDEMIA: HASTA UN 40 POR CIENTO HAN BAJADO SUS VENTAS

Menos dinero en efectivo y compras de sólo productos estrictamente necesarios, son algunas de las causas que han provocado la considerable baja en las ventas. Fundación realiza campaña para ayudar a algunos de estos negocios.

Hace 12 años que Graciela Nallar tiene su almacén en Alerce Sur, donde trabaja de Domingo a Domingo durante todo el día. Preocupada dice que de un momento a otro el negocio comenzó a bajar sus ventas producto de la pandemia y los hábitos de compra de sus clientes también cambiaron “La gente anda comprando lo justo y necesario; una zanahoria o dos papitas, antes no era así, yo tengo abierto todo el día y vendo con suerte 40 mil pesos diarios y antes vendía sobre los 100 mil”.

Una situación similar es la que le ocurre a Carolina Seguel del almacén “Donde El Oso”, en el sector de Lagunitas. Junto a su madre llevan más de 6 años con el negocio y reconocen una baja considerable en sus ventas desde que comenzaron los primeros casos de covid19 en Puerto Montt “Bajó en un 40 por ciento las ventas diarias y se nota demasiado porque la gente no sale de sus casas, después de las 19 horas ya no anda nadie”, además Carolina señala que hay productos que ya no se venden como antes y que la gente ahora pregunta cuánto vale cada cosa que compra, algo que antes, según ella, no ocurría “Los lácteos y los dulces ya no se venden porque no hay clases y tampoco colaciones para los niños que iban al colegio, además la gente ya no dice necesito estas cosas sin preguntar el precio, ahora preguntan cuánto vale o si me alcanza con lo que tengo o no”, nos cuenta sorprendida.

Es el drama que están viviendo los almaceneros de barrio desde que comenzó la pandemia. Muchos de ellos señalan que la baja en las ventas se debe a la falta de dinero en efectivo que tiene la gente y que por eso todo se compra con tarjeta y en los supermercados “Ha bajado considerablemente la venta de abarrotes y la gente va al supermercado y no nos compra a nosotros los negocios chicos” dice Olimpia Olivares del almacén Fénix del barrio Lins, quien agrega “La gente anda con menos efectivo y más plástico y el que trae plata tiene poca y pregunta cuánto vale una cosa y otra y eso antes no ocurría”.     

Para ir en ayuda de algunos almaceneros la Fundación Puerto Montt Adelante, desarrolló un inédito programa que se denomina “Minga Social”, donde todas las donaciones en dinero que están recibiendo para comprar cajas de alimentos para los adultos mayores, se utilizan comprando en los almacenes de los mismos barrios donde se entregan “De esta manera queremos poder generar una economía circular y lo que hemos llamado como minga social, porque estamos convencidos que la única manera de salir adelante es entre todos y esta es una tremenda ayuda para todos estos negocios más pequeños, por eso llamamos a los vecinos a comprar en sus almacenes donde hay identidad, trabajo y esfuerzo” señaló Rodrigo Wainraihgt, director de la fundación.

Una ayuda que agradecen los almaceneros que se han visto beneficiados: “Me parece muy buena idea porque a nosotros nadie nos ayuda y estas compras son para ayudar a más gente que lo necesita, además de nosotros”, dice Graciela Nallar, del almacén “Nallar” en Alerce Sur. “Es muy buena idea de la fundación porque ayuda a todos; a la gente y a nosotros con las compras, porque son ventas grandes que hoy en día ya no tenemos” agrega Olimpia Olivares del almacén Fenix.   

“De esta manera los puertomontinos ayudamos a los puertomontinos y ayudamos a nuestro comercio local para que la gente también los prefiera y venga a comprar a estos locales, porque son gente de esfuerzo y que ayudan a dar vida de barrio y que también exista identidad” señaló el concejal Fernando Orellana, miembro de la fundación.

Los organizadores de esta campaña esperan que las donaciones sigan subiendo para ir en ayuda de más familias y de más almacenes de la ciudad, que han sido también golpeados por la pandemia.

Facebook Comentarios